Cata Cannabica vol. IV

Desde AIRAM en el capítulo anterior os informamos acerca de las condiciones óptimas para la realización de la cata cannábica: la temperatura y humedad idóneas, así como aspectos claves para la valoración, donde los sentidos juegan un papel muy importante.

En este post, continuamos con los sentidos. En este caso, el gusto y el olfato.

Degustación

Ya hemos dado el primer paso realizando la prueba de “primera impresión”, común a todos los niveles de cata. Casi sin darnos cuenta, hemos practicado una cata básica utilizando algunos de los sentidos necesarios como son el tacto, la vista, el oído y el olfato. Aún nos falta el gusto y el olfato en combustión, una tarea realmente agradable pero no exenta de cierta metodología para su correcta categorización, como el resto de los sentidos.

Efectivamente, tras el análisis de la muestra en la “primera impresión”, llega el momento de degustar la muestra. Aún no realizaremos un examen profundo, sino más al contrario, siguiendo la filosofía de la “primera impresión”. Si recordamos, en esta etapa daremos prioridad a las sensaciones o impresiones “instintivas” o que se perciben sin esfuerzo. Pero antes de poder degustar la muestra, ésta deberá ser preparada de alguna forma para su consumo.

¿Papel o Cachimba?

cachimba-cristalLlegamos a un punto que en principio fue algo polémico en el desarrollo de esta obra, debido a las diferentes opiniones de amigos y colaboradores, que nos ayudaron a obtener una conclusión clara: Si estamos catando cannabis, no debería haber nada en el proceso de degustación que no sea cannabis. En la cata de otros productos vegetales o animales se hace especial hincapié en el hecho de que el sabor y aroma de la muestra no deben en ningún caso verse alterados por el utensilio que usemos para degustar la muestra. En la cata de vinos, por ejemplo, es de gran importancia la copa que contendrá la muestra, hasta el punto en que sus medidas así como la composición del cristal de que está hecha se encuentran estandarizadas.

Parece claro pues que la opción correcta para realizar la cata gustativa y olfativa de cannabis narcótico en combustión es la pipa o cachimba. En cuanto al material, el ideal es el cristal transparente de calidad, con la menor cantidad de boro y/o plomo posible. Deberemos descartar las pipas de madera, plástico, metacrilato,  de silicato de boro o de distintas aleaciones metálicas susceptibles de alterar sutilmente el sabor en la combustión. Por supuesto, dejaremos de lado bongs o pipas de agua, así como cualquier sistema que no sea la inhalación directa, y la pipa escogida deberá poderse usar sin rejilla metálica.

La cazoleta debe ser ancha y baja para que el material picado no tenga demasiado “grosor” y si la mayor superficie posible. Aunque lo ideal serían unos tres centímetros (3 cm) de diámetro por dos milímetros (2 mm) de espesor de volumen útil, podemos trabajar a partir de los dos centímetros de diámetro (2 cm.). Diámetros inferiores hacen que el “grosor” de la carga con la muestra aumente provocando una combustión incompleta y poco homogénea.

A pesar de que podemos cargar menos la pipa, esto tiene dos inconvenientes: Primero, el número de caladas o inhalaciones desciende radicalmente obligando a limpiar y recargar la pipa; segundo, el peso de la muestra será por necesidad menor, lo que dificulta la cata psicoactiva, como veremos en próximos capítulos.

Existe una cuestión importante, que es la longitud del recorrido del humo desde la cazoleta hasta la boca. Si el recorrido es demasiado corto, el humo llegará demasiado caliente a las zonas de recepción gustativa ocultando unos sabores y resaltando otros inexistentes por si mismos pero producidos como combinación de otros debido a las altas temperaturas de combustión. alrededor de los doscientos grados centígrados (200ºC), mientras que la temperatura ideal a la que debería llegar el humo a la boca se sitúa entre los veinticinco y los veintinueve grados centígrados (25ºC-29ºC), temperatura ésta que mantiene, en combinación con la temperatura natural media de las cavidades bucales y nasales (Ver Figura 1), y la temperatura ambiente que establecimos en el capítulo anterior entre los veintidós y los veinticuatro grados centígrados (22ºC-24ºC) produce una media en la que se conservan y aprecian mejor cada uno de los componentes aromáticos por separado.

El efecto contrario, es decir, cuando el humo llega por debajo de los veinticinco grados centígrados (25ºC), también es negativo para una correcta cata por motivos parecidos a los ya expuestos, aunque en este caso tienden a homogeneizarse en los sabores básicos (ácido, dulce, amargo, etc.) debido a la alteración radical del pH de la cavidad bucal (ver Figura 2), en perjuicio de otros sabores secundarios más especializados.

Por todo ello, se hace necesario que la pipa que utilicemos para catar mantenga una cierta distancia entre la cazoleta y la pipa, distancia que estableceremos entre los veinticinco y los cuarenta centímetros. Es indiferente si el “brazo” de la pipa, que es el tubo por donde pasa el humo desde la incineración en la cazoleta hasta nuestra boca, sea recto o curvo o de otras formas. De hecho, existen algunas de estas pipas cuyo tubo tiene forma espiral o de “gusanillo”, lo que las hace perfectas candidatas para la cata de cannabis al resultar más cortas y manejables que las de largo brazo recto. También es conveniente reseñar la amplitud del orificio de aspiración, que es por donde entra el humo en la boca. Este nunca debería ser inferior a los 4 milímetros ni superior a los 7. En el primer caso, la estrechez del orificio hará que tengamos que aspirar con más fuerza aumentando la velocidad del caudal de humo haciendo que éste pase demasiado rápido por las zonas sensitivas. Sin embargo, si la embocadura es demasiado ancha, el humo invadirá todos los receptores saturándolos al tiempo que su temperatura sube de forma repentina entumeciendo así muchas de las papilas gustativas y enmascarando sabores.

Por supuesto, ningún papel de fumar es adecuado para realizar una cata con los mínimos visos de calidad, pues por muy fino que pudiera llegar a ser, su combustión y la de la goma que suelen incorporar para su pegado (goma arábiga) malograrán con seguridad ciertos matices del gusto y aroma de la muestra. De la misma forma, damos por supuesto que el Lector entiende que aquella se degustará sin mezclas de tabaco ni ninguna otra materia vegetal por los mismos motivos. Por último, el papel de liar y el tabaco se pueden seguir utilizando como siempre al gusto del consumidor fuera del ejercicio de la cata organoléptica o para la cata psicoactiva.

Debemos tener a mano el alcohol y las toallitas con el fin de limpiar la pipa de impurezas y alquitranes entre carga y carga. A partir de este momento, con la pipa lista y a nuestra disposición, pasaremos a picar la muestra.

Homogeneización

Aún tendremos que dar un último paso antes de preparar la pipa de cata, deberemos homogeneizar/picar la muestra. Recordemos que podemos realizar esta tarea de tres formas: con picador, tijeras o a mano. Para esta primera degustación de “primera impresión” recomendamos utilizar un picador o “grinder”. Este debería ser metálico, a ser posible de acero inoxidable o titanio, con la suficiente calidad para no dejar esquirlas o pequeñas lascas de pintura. Cogemos la parte de la muestra utilizada que se encuentra sobre la cartulina blanca y la introducimos en el picador, fraccionándola en por la base de los racimos florales por el tallo.

weedgrinder

Giramos el picador y lo abrimos con cuidado. En este proceso se habrán recibido una serie de sensaciones inconscientes, como la resistencia de la muestra a ser triturada o el olor al abrir el picador. Estas sensaciones son susceptibles de ser fijadas como notas de cata para su uso posterior, aunque en este momento servirán para obtener una impresión global de “primera impresión” a nivel gustativo y aromático en combustión.

Una vez tenemos el picador abierto, comprobaremos que la picadura es homogénea. En caso contrario, volveremos a cerrar el picador y a girarlo hasta que la muestra se encuentre perfectamente homogeneizada. En este momento golpearemos ligeramente pero con firmeza la tapa superior contra la inferior dos o tres veces en golpes rápidos y secos al objeto de desprender del picador el máximo de la muestra homogeneizada.

A continuación, volcamos la tapa con la picadura sobre la cartulina blanca, “tamborileando” con los dedos sobre ella con objeto de desprender igualmente cualquier resto que hubiera podido quedar adherido a ella. Una vez tenemos la picadura en la cartulina, retiramos cualquier pequeño palito o semilla que hubiera podido quedar y procedemos a cargar la pipa.

Degustación en Primera Impresión

Para cargar la pipa, cogemos un pellizco de la picadura y lo introducimos en la cazoleta, presionando ligeramente y repetimos esta operación hasta obtener un grosor de dos o tres milímetros (2-3 mm), suficiente para tres o cuatro caladas o aspiraciones.

A continuación, apoyaremos la boquilla o embocadura a los labios mientras acercamos la llama de un mechero a la cazoleta. Realizaremos 2 ó 3 aspiraciones muy cortas mientras realizamos un movimiento circular con la llama para incinerar toda la superficie de la carga. Mantendremos el humo en la boca sin tragarlo durante tres a cinco segundos para seguidamente exhalarlo lentamente.

Ahora haremos una aspiración profunda y larga, tragando inmediatamente el humo y exhalándolo por nariz y boca con fuerza. Tras unos segundos (15 – 20) después de haber echado fuera el humo, daremos una última calada de duración e intensidad media, intentando aspirar algo de humo por la cavidad nasal y tragando el humo pero pasándolo por toda la boca antes de expelerlo.

Con esta metodología conseguimos por un lado la máxima estimulación del bulbo olfativo de mayor sensibilidad en la zona superior de las fosas nasales donde intervienen los cornetes y meatos como tabiques decantadores que, por pérdida de fuerza y de diferencia térmica, facilitan el contacto de los aromas con la región de sensibilidad olfativa. En cuanto al gusto, podremos apreciar que no hay una localización inmediata definida sino una sensibilidad remanente. Y estas sensaciones remanentes no se localizan sólo en la lengua. Sin embargo, aunque existe sensibilidad velo-palatina anterior, la respuesta sensible fisiológica es clara en la lengua mediante los conductos glosofaríngeo y lingual.

En este momento realizaremos una descripción de los sabores y olores básicos percibidos sin entrar en excesivo detalle y sin dejar pasar tiempo excesivo, pues una vez más recordamos que lo aquí tratamos es de describir esa “primera impresión”.

En el próximo capítulo nos introduciremos en el mundo de los sabores y los aromas de una manera bastante más profunda, al tiempo que estableceremos la metodología correspondiente a la cata semiprofesional como antesala a la profesional, en un momento en el que los clubs de consumidores lúdicos comienzan a proliferar, demandando un sistema normalizador para el ejercicio de la degustación y categorización del cannabis narcótico.

A continuación os dejamos un ejemplo de una Cata Cannabica con una charla explicativa sobre cata sensorial gracias a la presencia de brotesverdes.tv:

Si quieres ver el resto de volúmenes de la saga Curso de Cata Cannábica haz click en el siguiente enlace.

Como siempre, te recordamos que puedes comentar o añadir cualquier información mediante un comentario en este mismo post o en los enlaces que colgamos al mismo tanto en facebook como en twitter.

La maria club

Anuncios

3 comentarios on “Cata Cannabica vol. IV”

  1. nacho dice:

    buena información, detallada y comcisa

  2. […] el anterior capítulo pudimos conocer más acerca del papel que juegan los sentidos del gusto y el olfato en una Cata […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s