La cocina con María: Aceite de semilla de Cannabis

En esta nueva entrega para la sección de cocina de nuestro blog queremos hablaros del aceite de semillas de Cannabis. El aceite de la semilla de Cannabis es especialmente interesante desde el punto de vista nutricional. Es una grasa sana, es decir, participa de todas las ventajas de las grasas (necesarias para el desarrollo y crecimiento humanos), pero sin los perjuicios de las grasas saturadas (principalmente los altos niveles de colesterol que producen). El aceite de semilla de Cannabis es de los más bajos en grasas saturadas (sólo un 8%) y contiene ácidos fundamentales para la salud; entre ellos destaca el ácido linoleico (u omega 3), el linoléico (u omega 6) y el gammalinoleico, cuyos beneficios para el organismo son valiosísimos. Algunos terapeutas prescriben ácido gammalinoleico en el tratamiento de enfermedades relacionadas con el sistema inmunitario y cualquiera de los tres ácidos mencionados es ideal para reducir los niveles de colesterol.

Aunque necesarios para la vida humana, estos ácidos grasos esenciales no se encuentran en nuestro organismo en cantidades suficientes (sobre todo en personas mayores, diabéticas, con carencias alimentarias o cuya dieta se excede en grasas saturadas) y debemos obtenerlos a través de la alimentación. Se encuentran en el aceite de onagro, en el de borraja, en el alga espirulina… y en el aceite de semilla de Cannabis, aunque en ningún caso se encuentran en proporciones (¡o sabor!) tan ideales como en este último. Significativamente, estos ácidos grasos esenciales también se hallan en la leche materna. Además de tener un agradable sabor a nueces,  es excelente para bajar el nivel de colesterol y fortalecer el aparato cardiovascular.

El aceite de la semilla de Cannabis no debe considerarse un sustituto del aceite de oliva, sino que más bien debe considerarse como complemento alimenticio.

Modo de empleo:

Guardar en el frigorífico o lugar fresco, seco y en ausencia de luz. Una vez abierto, consumir a la mayor brevedad posible. No se debe utilizar el aceite de Cannabis para hacer fritos, ya que las altas temperaturas no sólo destruyen sus propiedades más valiosas sino que las transforman en nocivas. Debe tomarse crudo. Esto es así porque, como todas las grasas insaturadas, es frágil y su proceso de oxidación rápido. Es ideal para ensaladas y aliños: con vinagre o zumo de limón. También podemos tomarlo solo (de una a tres cucharaditas al día).

Esperamos que este artículo os anime a empezar a usar el aceite de nuestra planta amiga en vuestras comidas, tal como ya puedes encontrar en el catering de La María Club.

¡Hasta pronto!

Anuncios

3 comentarios on “La cocina con María: Aceite de semilla de Cannabis”

  1. Excelente artículo. Habrá que probarlo en las ensaladitas 😀

  2. […] anteriores entregas os hemos hablado sobre las propiedades alimenticias del  Aceite de la Semilla de Cannabis en esta nueva entrega os explicaremos como preparar Mantequilla Cannábica, ya que es el primer […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s